viernes, 2 de octubre de 2009

Características del gobierno de Hitler

El gobierno de Hitler estuvo caracterizado fundamentalmente por tres particularidades:

A) Control de la educación y de los medios de comunicación

B) Terror

C) Racismo.


A- Control de la educación y de los medios de comunicación

Respecto al control de la educación y de los medios de comunicación, el principal objetivo del gobierno era lograr una completa alineación de los jóvenes, utilizando al sistema educativo como una herramienta más del partido.

Con este fin se practicaron varios métodos, como la producción de material radial que no solo entretenía y divertía a la juventud, sino que también los adoctrinaba políticamente.

También se llevo a cabo una quema de libros de autores de izquierda, judíos y otros “no alemanes”, con el objetivo de purificar la mente de los jóvenes de todos los puntos de vista diferentes al nazismo. (ver imagen).

A su vez, se enseñaba a los niños desde su infancia a ser duros y a sufrir la lucha por ser el más fuerte, seleccionando a unos pocos que formarían una elite de guerreros (GESTAPO o SS).

B- Terror

Una vez con el cargo de Canciller, Hitler se dedicó a crear una policía secreta (SS) que sería destinada a identificar y eliminar a los enemigos del nacionalsocialismo, como también a hacer cumplir las políticas nazis. Con la aparición de esta fuerza, Alemania se abrió paso hacia una brutal persecución de comunistas, militantes de izquierda y judíos, que fueron sistemáticamente apresados, asesinados u obligados a pasar a la clandestinidad.

C- Racismo

Por último, la característica más fuerte del nazismo fue el racismo. Tal como postuló Hitler en su obra Mein Kampf, era imperiosa la necesidad de crear nuevos arios y de sacar de circulación a aquellos que presenten defectos en nombre de la higiene racial, ya que la raza aria está destinada a salvar a la humanidad mediante el honor y el cumplimiento del deber. A su vez, el líder nazi desarrollo un fuerte antisemitismo.

Los judíos encarnaban, para Hitler, todos los males que aquejaban a la nación alemana (no judía): eran los proletariados agitadores, los financistas avaros y los grandes industriales que exprimían al pueblo alemán; eran la prensa que difamaba a la nación, y también los débiles y corruptos parlamentarios cómplices de los humillantes tratados de paz y de la debilidad de la nación. Eran, en síntesis, el enemigo racial, que desde el interior corrompía y contaminaba a la nación, debilitándola.

Es por eso que en el año 1935 el congreso sanciona las Leyes de Nuremberg, destinadas a “la protección de la sangre y el honor alemanes” que prohibían los matrimonios mixtos y marginaban a los judíos.

2 comentarios: